La última edición de la revista Forbes España publicó en su portada a los 4 genios detrás de la marca de gafas o lentes de sol, Hawkers, empresa en la que soy directivo y de la que me siento muy orgulloso. Hawkers generó un modelo de negocios basado en la estrategia de crear un mercado innovador y cercano al usuario, gracias a las oportunidades de la transformación digital, el cual ha revolucionado la industria de la moda y los accesorios.
 
 
 Hawkers in Forbes 
 
 
 
En el artículo de Forbes (http://forbes.es/actualizacion/8014/hawkers-ya-es-historia-del-comercio-electronico-espanol) se relata cómo este emprendimiento creció de manera exponencial, destacando cifras que superan cualquier expectativa en el e-commerce tradicional, convirtiéndose en el modelo de referencia en la actualidad de las startup:
 
  • Más de 4,5 millones de lentes o gafas de sol vendidos.
  • Presencia en 50 países.
  • 90% de las ventas se realizan a través de internet, siendo rentables y removiendo los pilares del sector.
  • De 300 a más de 100.000.000 millones de euros de facturación en sólo tres años.
 
Estas cifras se han alcanzado dejando atrás estrategias tradicionales y apostando por un plan de acción global que ha revolucionado el sector. La industria, dominada por gigantes con años de antigüedad y tradición, no mostraba ninguna innovación desde hace mucho tiempo. Los grandes del mercado no creían en la factibilidad del modelo de negocios de Hawkers.
 
Hawkers ha aprovechado las ventajas de la interconectividad y la tecnología actual para aportar una nueva estrategia a un mercado que se había quedado en el pasado. Generalmente cuando alguien va a comprar unos lentes o gafas de sol va a una tienda, chequea las marcas reconocidas, compara precios y toma su decisión. Nosotros rompimos todos esos paradigmas, facilitando la creación de un nuevo canal de ventas a través de internet, algo que nunca antes se había hecho en el sector. Mediante nuestra tienda online ofrecemos una marca de gafas o lentes con diseño, clase, de calidad y a un precio accesible.
 
Una de las claves del éxito de Hawkers ha sido el mercadeo, enfocado en el usuario, a través de las redes sociales. Las redes sociales han servido como: herramienta de publicidad para posicionar la marca, instrumento de recolección de data para tomar decisiones clave, medio para hacer campañas con influencers que dominan estas plataformas. Facebook nos reconoce como la empresa con el mejor rendimiento publicitario en Europa, Oriente y África y en Twitter hemos logrado romper récords de trending topics orgánicos.
 
“Hawkers no vende gafas, vende Hawkers” 
Somos una marca fresca, joven, divertida, rebelde y rompedora. Ofrecemos vivir una experiencia y formar parte de una generación: la generación Hawkers.
 
Dos referencias importantes en la historia del marketing moderno son: Inditex, la casa matriz de Zara, y Swatch. La primera creó un mercado de ropa de diseño, accesible y cercano al consumidor. Swatch es la revolución del mercado de relojes. Se trata de un producto suizo, de buena calidad, con un diseño llamativo y a un precio mucho menor que el de cualquier reloj suizo. Esto, desde una óptica moderna, es lo que hemos hecho en Hawkers. Nosotros estamos todavía más cerca del consumidor; a un “click” de distancia, facilitamos la decisión de adquirir una marca de calidad, gran diseño y a un precio que rompe con la tradición de que comprar unos lentes de sol o unas gafas que normalmente costaban mínimo 100 dólares o 100 euros.
 
En Hawkers, una empresa joven, hemos roto records, llamamos la atención en las listas, ganamos premios, y hemos logrado ser la portada de Forbes en España. Estamos en boca de analistas y expertos del área, porque simplemente tenemos éxito haciendo algo que no se había hecho antes. Seguiremos rompiendo paradigmas para llegar a ser la marca # 1 del mercado
 
Alejandro Betancourt
 

Lo que presenció Venezuela y el mundo el pasado domingo 11 de junio fue un espectáculo fruto del talento y del trabajo de un grupo que creyendo en sus capacidades se ganó el respeto del mundo del fútbol.

 
 ALEJANDRO BETANCOURT 
 
 
Un subcampeonato que sabe a campeonato, una derrota que, aunque dolorosa, deja bases firmes para el inicio de un ciclo que comienza con un pie en la historia y que, si se sigue gerenciando de esta manera, podrá escribir capítulos enteros llenos de éxitos y emociones.
 
Entre tantos artículos que leí, enterándome del avanzar de la Vinotinto Sub-20 en el Mundial de Corea del Sur, no olvido una descripción que decía algo como: “Venezuela juega, se gusta, hace goles y se divierte. Pero también es buena defendiendo y se crece cuando el partido la pone contra las cuerdas”. En esa sentencia están plasmados algunos conceptos básicos de la gerencia que, creo, fueron los pilares de los éxitos de esta selección, como la capacidad de trabajo, la confianza en la estrategia que se aplica; su efectividad y su seriedad, además de mostrarse fuerte en los momentos difíciles.
 
La capacidad de trabajo de este equipo quedó clara al jugar los partidos que fueron a tiempo extra, y hasta a resolverse en las llamadas penas máximas, cuando los jugadores mostraron su resistencia y fuerza para no rendirse sin alcanzar la victoria. La confianza en la estrategia y entre los compañeros se notó porque nunca jugaron de otra forma; los jugadores hicieron un trabajo táctico muy dedicado y ese “fútbol sin balón”, que muy pocos entienden, hizo brillar a los protagonistas con un trabajo de obreros, dedicados y concentrados en su labor. La efectividad que consiguió este equipo eran los premios en forma de goles a todo lo anteriormente dicho, pero con mucha capacidad para finalizar, lo mismo que para defender y calmar los ánimos en momentos difíciles.
 
Comparándolo con una empresa, esta compañía estaba total y completamente sincronizada en todas sus dependencias, departamentos o gerencias; nadie le escapó a sus responsabilidades y todos disfrutaron con el mismo nivel de compromiso y protagonismo.
 
Claro que no estaríamos hablando de una fórmula exitosa si no lo hiciéramos en el marco del liderazgo que tuvo este grupo de grandes competidores, talentosos muchachos venezolanos que se fueron preparados para este campeonato. De hecho, varios analistas coinciden en colocar “la preparación” de este equipo como su gran secreto. Este grupo se fogueó con la selección de mayores y en escenarios internacionales para tener un roce que les dio la madurez de enfrentar los retos de este mundial, con el cuero curtido de quien ha sobrevivido y triunfado en mil batallas.
 
El periplo de esta Vinotinto Sub-20 para la preparación de esta cita mundialista, nunca fue tan organizado, planificado, intenso y preciso, por eso los jugadores llegaron a tan alto nivel. Incluso los que llegaron arrastrando secuelas de alguna lesión, como es el caso de Soteldo, un 10 de gran nivel que llegó a media máquina a Corea, mostraron brillo en sus actuaciones.
 
Quiero insistir en el liderazgo porque se le notó lleno de experiencia, paciencia y manejo de grupo. Sembró la cautela cuando las victorias eran demasiado evidentes y apretó los dientes cuando hubo que dar instrucciones para cada penalti que se cobró en los momentos de mayor tensión, esto habla del técnico Rafael Dudamel como uno con una gran personalidad y manejo de grupo, lo que se notó para bien en los resultados de este conjunto, que representó a todo un país.
 
Finalizo como dice una máxima gerencial: “lo que funciona, no lo toques”