De acuerdo con el portal de estadísticas alemán Statista, el número de empresas creadas en España empezó a crecer a partir del 2014 hasta llegar a unos 3,3 millones de empresa en 2019. A pesar de este impactante dato, la verdad es que pocos negocios logran conseguir el éxito.

Algunos cierran después de haber conseguido un crecimiento notable. Otros pasan totalmente desapercibidos en su sector ya que caen en declive durante su primer año. De hecho, menos de la mitad de las empresas españolas consiguen sobrevivir los primeros 5 años de vida. En 2017, apenas el 43% de los negocios lo lograron, según datos publicados por el Indicador de Demografía Empresarial (INE)

 

 

Ciertamente, muchos emprendedores quisieran crear un negocio rentable con prespectivas de crecimiento y que proporcione una estabilidad a través del tiempo, pero como hemos visto, la realidad es que muchas empresas nuevas no logran este objetivo y fracasan. Por eso, es necesario conocer las claves para empezar un negocio este 2021 con las mayores probabilidades de posibles de éxito.

 

Claves para emprender en 2021

Una de las claves para iniciar una actividad emprendedora por cuenta propia radica en la organización. Con ella podemos coordinar correctamente todas las actividades previas al lanzamiento, y utilizar todos los medios y recursos a nuestro alcance de manera eficaz. Una correcta planificación minimiza los desvios innecesarios al desarrollar estrategias, y la duplicidad de esfuerzos al delimitar funciones.

Además de la organización, hay que seguir una serie de pasos. Hay que conocer qué mercado se cubrirá y qué producto se ofrecerá. Un análisis económico permitirá conocer la inversión inicial, costes, precios, y un plan de negocio que incluya un análisis de mercado, ayudará a visualizar cuáles son los siguientes pasos.

Como probablemente ya sabes, emprender no es tarea sencilla. Requiere tiempo, dedicación, inversión e inteligencia, así como implementar una eficaz estrategia de marketing. Pero podemos dividir el proceso en las siguientes etapas fundamentales:

 

1.Define tu negocio

Determina tu alcance y tus límites en el mundo comercial, decide qué quieres hacer, vender y ofrecer, y por supuesto, a quién.

 

Encuentra una idea exitosa

El primer paso que necesitas para emprender es pensar en una idea que pueda transformarse en un negocio rentable. Con ella crearás una estructura para tu proyecto empresarial. No vale cualquier idea, tiene que ser un concepto ganador, innovador y estable. En este punto, es primordial preguntarte:

  • ¿Qué me gusta?
  • ¿Qué habilidades tengo?
  • ¿Cuáles son mis recursos?
  • ¿Cómo está ese sector/nicho?

Una vez hayas definido el área que más te apasione, que hayas pensado qué te gustaría cubrir dentro de la misma y de saber con cuáles recursos dispones para ponerlo en marcha, llega el siguiente paso.

 

Definir el mercado que vas a cubrir

  • Cubre una necesidad de mercado, es decir, halla a esas posibles personas a las que pueda interesarles lo que vendes.
  • Piensa de qué forma vas a ofrecer este servicio o producto, principalmente si es algo que ya existe. Para ello, debes saber qué valor agregado les ofrecerás, qué te diferencia de la competencia o qué te hace más especial.
  • Debes justificar la calidad o buscar esa característica diferenciadora que vas a brindar. Por ejemplo: si tu producto es económico, ecológico, si tiene un diseño único, si se obtienen bajo un mejor proceso de producción, si ayudan a una causa.

 

2.Elabora un plan de negocios

 

Es necesario redactar un plan de negocio donde se planteen todas las decisiones tomadas para poner en correcto funcionamiento la empresa. Se debe realizar una descripción profunda de cuál va a ser la idea y el modelo de negocio a seguir, un estudio de viabilidad, definir necesidades de personal, estrategia de marketing, y todos los elementos que envuelvan a una empresa.

El plan de negocio servirá como una ruta que señalará el camino a recorrer para asegurar un óptimo funcionamiento. No obstante, también nos permitirá crear confianza en entidades o inversores que puedan financiar la propuesta.

 

3.Lanza un producto y servicio que puedas vender

Iniciar una empresa no necesariamente requiera mucho dinero, pero implica una inversión inicial y una capacidad para cubrir con todos los gastos continuos antes de obtener alguna ganancia. La planificación financiera es otra de las claves necesarias. Lo ideal sería preparar una hoja de cálculo que registre todos los costes iniciales de tu negocio (permisos, honorarios, seguros, marca, inventario, licencias, equipos, alquiler de propiedades y más), así como todos esos elementos necesarios para mantenerte a flote durante al menos un año (marketing, publicidad, servicios públicos, producción y suministros).

 

Validación de los consumidores

Una vez que tengas una cifra aproximada de inversión y retorno en mente, procede a validar tu producto mínimo viable con los consumidores mediante:

  • Entrevistas individuales con potenciales clientes.
  • Reuniones grupales para mostrar tu oferta y recibir feedback.
  • Monitoreo del interés por tu producto en distintos Marketplace.
  • Encuestas o formularios a potenciales clientes.

Una vez recopilada toda la información anterior, es momento de decidir si el modelo estructurado anteriormente ha sido validado por la mayoría de esos usuarios. De lo contrario, se debe revisar nuevamente la tipología del cliente, el valor del producto y comenzar nuevamente la validación.

 

4.Forma tu equipo de trabajo

 

 

Aliarte con personas que ayuden a crecer tu empresa siempre es una excelente opción. Pero ojo, hay que saber elegir muy bien a esos socios y separar las relaciones laborales de la amistad. Debes conocerlos muy bien y estar seguro de que comparten tu visión, objetivos, que tengan la capacidad de complementarte de forma estratégica y aportarle valor a la marca.

A pesar de que la combinación de fortalezas te pueda ayudar a crecer rápidamente, elegir a un socio equivocado puede acarrearte grandes problemas a futuro, sobre todo en la toma de decisiones.

 

5.Busca financiación

 

 

La financiación es un tema crucial en el mundo del emprendimiento, tanto para iniciar como para su continuidad. Por eso, se debe conocer cuáles son los métodos de financiación principales a los cuales se pueden recurrir para conseguir recursos económicos.

  • Banca: Es la forma más tradicional, sólida, rápida y confiable. Para ello, lo normal es que te exijan avales o recursos propios que permitan sostener dicha negociación.
  • Inversionistas: Son personas con recursos propios que tienen la capacidad de facilitarte capital, contactos y hasta su vasta experiencia en el mercado. Algunos son denominados “ángeles de los negocios”.
  • Amigos y familiares: Es la financiación más común y fácil para cualquier emprendedor. Al no ser entidades oficiales, la exigencia para reclamar los intereses o las deudas son más suaves.
  • Micromecenazgo: Es un método que ha ido en ascenso en los últimos años, y se comporta como una red de financiación online colectiva, es decir, se financia algún proyecto de interés a través de donaciones económicas.

 

6.Comienza ahora y mejora mientras avanzas

El mundo avanza a paso de gigantes, así que nunca estarás 100% listo para empezar. Sí es primordial aprender y especializarse en los temas que puedan afectar positiva o negativamente tu negocio, sobre todo ir a la par o un paso delante de las nuevas tecnologías.

Conforme vayas desarrollando una idea de negocio, puede que surjan colaboraciones o nuevas ideas. Mantente atento, ya que tu negocio podría evolucionar conforme aprovechas las nuevas oportunidades.

No hay que preocuparse por los errores o por los embotellamientos que puedan surgir ocasionalmente en el camino del emprendimiento. Lo importante es siempre aprender, mejorar y nunca quedarse de brazos cruzados.

 

7.Difunde y promueve

 

 

Hoy en día, no existe una estrategia de negocio completa si no se agrega la promoción a través de Internet. El cibermundo te ofrece una invaluable oportunidad para darte a conocer y atraer potenciales clientes a nivel global.

Puedes crear y optimizar una tienda online para tu marca con la ayuda de un programador o diseñador web, luego podrás buscar un experto en SEO para que tu web aparezca en las primeras páginas de los buscadores.

También podrías hacer marketing de contenido, agregando un blog a tu página, a fin de lanzar noticias relevantes sobre tu empresa. Publica siempre temas relacionados con tu negocio, aportando contenido de calidad, datos curiosos y consejos.

Solventa problemas específicos con los que tus consumidores se identifiquen o usando lo que ofreces y así captarás posibles compradores.

 

Redes sociales y email marketing

Toda estrategia de marketing digital de hoy incluye redes sociales. La creación de un Fan Page te permitirá atraer a posibles seguidores, clientes o embajadores a tu marca. No olvides ofrecer contenido más personalizado y de interés para cada segmento de tu público objetivo.

Envía correos electrónicos automatizados a través de herramientas como MailChimp. Haz que tus clientes reciban boletines informativos, artículos relevantes de tu blog, noticias, promociones y ofertas que puedan ser relevantes para tu base de clientes.

 

Aplica el guest posting o post invitado

Esto se trata de publicar temas de gran valor en distintos sitios webs. De este modo, la marca ganará credibilidad, generarás tráfico web y despertarás interés en tus productos sin necesidad de hacer publicidad. La gente prefiere comprar, y no que les vendan.

 

Emprender, no solo es lanzar un producto al mercado y ver qué pasa. El camino conlleva un gran estudio, preparación y coordinación de planes de diferentes índoles. La clave radica en la acción, y aunque en el camino indudablemente encontraremos tropiezos una y otra vez, lo importante es no dejar de intentarlo, porque con la planificación correcta y el tesón necesario más tarde o más temprano podemos alcanzar el éxito.