Según un informe elaborado por Soty Solar en el año 2018, los españoles ahorran un 34% de media gracias al autoconsumo. Se trata de una gran ventaja para aquellos que deciden optar por su propia instalación de energía y para el medioambiente en general.

 

  solar-panel-array

 

¿Te has planteado apostar por el autoconsumo en tu hogar?, ¿Sabes en qué consiste o qué beneficios aporta? Te contamos todos los detalles.

 

¿Qué es el autoconsumo de energía eléctrica y qué tipos existen?

El autoconsumo de energía eléctrica es un sistema en el que la producción de electricidad se realiza en el mismo punto en el que se consume o en un lugar muy cercano. Es una forma no solo de favorecer la sostenibilidad y el cuidado del entorno, sino también de ahorrar energía eléctrica.

Podemos destacar que existen varios tipos de autoconsumo:

  • El conectado a la red. En este caso tenemos una instalación de autoconsumo y a la vez una conexión a la red. De esta forma si no se produce la suficiente energía no tendremos cortes. En este caso se pueden dar dos supuestos:
    • Consumo con vertido cero. No se vuelca la energía que no consumimos a la red.
    • Consumo con vertido. El exceso de energía que produce nuestro sistema de autoconsumo se vierte en la red eléctrica. Más adelante veremos si se cobra por ello o no.
  • El aislado. Se trata de un sistema que no se conecta a la red eléctrica por lo que no hay un contrato con una compañía suministradora o distribuidora de luz, por lo tanto, seremos autosuficientes. El problema de este tipo de autoconsumo es que, dependiendo de determinadas circunstancias, puede ocurrir que en algún momento la energía que produzcamos no sea suficiente, pero eso dependerá de la capacidad de almacenaje que tengamos.

¿Qué beneficios aporta el autoconsumo?

Los beneficios del autoconsumo son los siguientes:

  • Empoderamiento de los consumidores ya que no dependen de las grandes compañías eléctricas y del aumento constante de precios de la luz.
  • Ahorro en la factura de la luz, porque se reduce el coste y la inversión en la instalación se amortiza de forma rápida. De hecho una instalación de autoconsumo fotovoltaico puede llegar a cubrir las necesidades de energía de una vivienda o empresa y se puede amortizar en un plazo de entre 7 y 10 años aproximadamente. En cuanto al coste de la instalación para una vivienda, depende de las necesidades que tengas en tu casa, pero oscila entre 600 y 800 euros por metro cuadrado, aproximadamente. El precio medio para una vivienda unifamiliar estándar, podría estar en unos 1.000 – 1.200 euros, a los que habría que añadir el coste de baterías e inversores si deseas instalarlos.
  • Aumento de la eficacia energética de los edificios, puesto que no hay pérdidas ya que la distancia que recorre la electricidad desde el punto en el que se genera hasta el punto en el que se consume, es muy reducida.
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que se lucha contra el cambio climático. Con las instalaciones de energía solar, por ejemplo, no se producen gases contaminantes como el CO2 o el metano, tal y como ocurre con las centrales nucleares, por ejemplo.
  • Facilidad en la instalación y el mantenimiento de los sistemas. Suelen ser sistemas fáciles de instalar, con poco cableado y muy sencillos de mantener.

Además de lo anterior, no podemos olvidar que el autoconsumo de luz supone que puedan crearse nuevos negocios enfocados a la transición energética, de forma que nazcan nuevos puestos de trabajo, y se incentive la competitividad entre las empresas.

 

¿Cómo se regula el autoconsumo en España?

Es probable que hayas escuchado hablar del llamado “impuesto al sol”, quera una tasa que tenían que abonar los titulares de los contratos de autoconsumo desde el año 2015. Además, en ese momento se prohibió que varios vecinos pudieran utilizar una misma instalación.

La nueva normativa se deriva del Real Decreto de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores. Las principales novedades de esta nueva norma son las siguientes:

  • Se habla de dos tipos de autoconsumo, el autoconsumo sin excedentes que, tal y como hemos visto anteriormente, no puede realizar vertidos en la red, y el autoconsumo con excedentes que sí puede realizar vertidos. Dentro de este último se distinguen dos grupos:
    • El grupo A que puede recibir una compensación por el excedente (no económica) siempre que cumpla con varios requisitos: que la fuente de energía sea renovable y que la potencia contratada no exceda de 100kw.
    • El grupo B. Incluye el autoconsumo en el caso en que no se cumplan los requisitos anteriores.
  • Se simplifica el registro de instalaciones para que sea más senillo.
  • Se da una nueva definición de autoconsumo, en el sentido de que es el consumo de energía eléctrica por parte de uno o varios consumidores proveniente de instalaciones de generación próximas al lugar de consumo.
  • Se elimina el cargo o peaje a la energía renovable que vaya a ser consumida (impuesto al sol).

¿Qué sucede con el exceso de energía que se vierte de nuevo a la red eléctrica?, ¿Se cobra por ello? Los consumidores que vuelquen el exceso de energía que producen sus sistemas de autoconsumo no cobrarán por ello, pero sí se les podrán hacer descuentos en las factura de la luz cuando necesiten consumir de la red.

 

¿Cómo es una instalación de autoconsumo eléctrico?

La instalación de autoconsumo eléctrico para energía solar suele tener los siguientes elementos básicos:

  • Paneles solares. Son fáciles de instalar porque se pueden colocar en un terreno o en el tejado de una vivienda, por ejemplo.
  • Regulador de carga. Su función es regular la corriente que absorbe la batería para evitar que se sobrecargue.
  • Inversor. Tiene la misión de transformar la energía de corriente continua en corriente alterna.
  • Baterías. Se utiliza para almacenar la energía que no utilizamos para otro momento en el que no se pueda generar energía, por ejemplo, por la noche o un día nublado.

Además de lo anterior, se deberán instalar contadores bidireccionales, cableado o estructuras de soporte.

Por ejemplo, la Universidad Politécnica de Cataluña instaló una planta fotovoltaica en el Centro de Investigación de Terrasa. El ahorro estimado de la instalación es superior al 10%. También en el Colegio Padre Muriel (Benalup – Casas Vieja – Cádiz) se instaló un sistema de autoconsumo con un coste de cerca de 14.000 euros. Genera 16,105 kwh que suponen un 70% del consumo total.  El ahorro energético se estima en cerca de 2.000 euros al año.

 

 

Alejandro Betancourt

En un post anterior hablé de las claves del futuro de la energía solar, y quiero ampliar el tema en este post hablando de la situación de las energías renovables en España y en el resto del mundo.

Uno de los problemas más importantes de la energía que se utiliza actualmente en la mayor parte de los países, es que es energía contaminante y que contribuye a aumentar el efecto invernadero. Sin embargo, las energías renovables o limpias no han parado de crecer y representaban la segunda fuente global de electricidad después del carbón.

 

 Energía eólica 

 

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la demanda mundial de electricidad aumentará un 70% en el año 2040, gracias a países y regiones como China, Oriente Medio y sureste asiático.

Según el Informe del estado global de las renovables de 2018, las energías renovables ganan cada día más terreno a nivel mundial, pero el desarrollo es diferente según los sectores y regiones. En los países en desarrollo, por ejemplo, sobre todo en el África subsahariana, las tasas de acceso a la energía son bajas. En el año 2016 aproximadamente 1,06 billones de personas vivían sin electricidad. Los combustibles fósiles como el petróleo o el carbón, siguen siendo los más consumidos.

En cuanto a la situación en España, en base al Avance del Informe del sistema eléctrico español 2018 cabe destacar varios datos significativos:

  • La producción de energía hidráulica crece un 85% respecto a 2017.
  • La energía eólica se consolida como segunda fuente de generación de electricidad.
  • La generación de energía renovable alcanza el 40,1%. De ese porcentaje el 49% corresponde a la energía eólica, el 34% a la hidráulica, el 11% a la solar y el 5% a otros.

Como se puede observar en España la importancia de las energías renovables para la producción de electricidad está creciendo.

La evolución de las energías renovables es fundamental para frenar el cambio climático y sus efectos sobre la vida.

¿Qué son las energías renovables y no renovables?

Se pueden definir las energías renovables como aquellas que son virtualmente inagotables como la energía solar, o que pueden regenerarse por medios naturales como el biocombustibles.

Además, son energías limpias, es decir, que ni el modo en el que se obtienen, ni su uso, ni los residuos que generan, contaminan el medioambiente.

Como consecuencia de todo lo anterior podemos hablar de dos tipos de energías y diferenciar sus características:

  • Energías no renovables (petróleo, carbón, gas natural y energía nuclear). Se caracterizan por:
    • Tener reservas limitadas, por lo tanto, se reducen a medida que se consumen.
    • La extracción resulta más difícil y tiene un coste mayor cuando se reducen.
    • Ser contaminantes y aumentar los gases de efecto invernadero.
  • Energías renovables (solar, eólica etc.). Se caracterizan por:
    • Ser energías limpias que no contaminan el medioambiente.
    • Ser autóctonas por lo que reducen la dependencia de un país respecto a otros países suministradores.
    • Favorecer el desarrollo de la tecnología y la creación de puestos de trabajo.

¿Cuáles son los tipos de energías renovables?

Entre las energías renovables destacan los siguientes tipos:

  • Solar. La radiación solar se utiliza para producir electricidad y calor. Se habla de energía solar fotovoltaica cuando la radiación del sol incide en módulos que generan energía eléctrica. Por otro lado, se habla de energía térmica cuando la radiación solar se concentra para el calentamiento de un fluido. Según el informe Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2018, la energía solar se convirtió en el sector donde más aumentó la capacidad de producir electricidad.
  • Eólica. Es la que aprovecha la energía del viento mediante aerogeneradores (molinos).
  • Biomasa y biocarburantes. Algunos tipos de biomasa que se utilizan como carburante son, por ejemplo, los residuos forestales, agrícolas, de industrias, etc. Por su parte, los biocarburantes, pueden ser de dos tipos: bioetanoles (se obtienen mediante la fermentación de productos que contienen azúcares o hidratos de carbono como los cereales o la caña de azúcar), y los biodieseles, que se obtienen a partir de aceites vegetales.  
  • Geotérmica. Deriva del calor del interior de la tierra que se utiliza para calentar agua o para la industria, por ejemplo.
  • Hidráulica. Tiene su origen en la energía solar, ya que el sol mediante la evaporación transporta el agua a zonas elevadas y la energía hidráulica aprovecha la energía de las corrientes de agua que fluyen por la superficie terrestre.  Existen dos tipos de centrales hidroeléctricas:
    • Centrales de agua fluyente. Aprovechan el agua de un río para que pase a una central y posteriormente llevarla al río de nuevo.
    • Centrales a pie de presa. Son las situadas aguas debajo de los embalses destinados al abastecimiento de agua.
  • Maremotriz. Energía de las olas, de las mareas, de las corrientes marinas. Es una de las energías que se consideran más interesantes para países que tienen mar.  

¿Qué ventajas aportan las energías renovables a empresas y particulares?

A lo largo del texto he citado algunas de las ventajas de las energías renovables y las detallo a continuación:

  • Ayudan en la lucha contra el cambio climático, porque no emiten gases que afectan al efecto invernadero y, por lo tanto, cuidan el medioambiente.
  • Son cada vez más competitivas porque se reducen, gracias a la innovación, los costes de producción. Actualmente las energías renovables son más sostenibles tanto desde el punto de vista ambiental como económico.
  • Reducen o eliminan la dependencia energética. Por un lado son energías locales por lo que no se depende de suministros externos y, por otro lado, favorecen el autoconsumo, es decir, la posibilidad de generar la energía que se consume.

En relación al autoconsumo privado es importante destacar que el Gobierno derogó a finales del año pasado el denominado “impuesto del sol”. La normativa impedía el autoconsumo compartido, es decir, que varios vecinos compartieran la instalación (paneles solares).

Por lo tanto, actualmente es posible el autoconsumo tanto individual como colectivo.

La instalación fotovoltaica para el autoconsumo consiste en la colocación de placas solares en el tejado u en otra superficie disponible (terrazas, solares), que se conecta a un inversor fotovoltaico que convierte la corriente continua en alterna que es la que suelen utilizar los aparatos eléctricos habituales en una vivienda. Además de lo anterior, las instalaciones suelen tener baterías de acumulación que se utilizan para almacenar la energía en casos en que no se produzca el consumo durante las horas de sol.

Otra novedad que ha traído la nueva normativa, es la posibilidad, en las pequeñas instalaciones, de restar de la factura de la luz el importe (a precio de mercado) de la energía que sobre sin que se considere actividad económica.

 

 

Alejandro Betancourt

Este lunes 6 de junio, cuatro países del Medio Oriente rompieron relaciones diplomáticas con Qatar, en una escalada que aunque por ahora tan sólo es a nivel diplomático, podría tener consecuencias mayores si se deja avanzar sin ningún acuerdo. Arabia Saudita, Baréin, Egipto y Emiratos Árabes acusan a Qatar de apoyar al “terrorismo islámico”.

  Oil well to illustrate article on Qatar petroleum by Alejandro Betancourt  

 
 
Qatar, un pequeño emirato con una alta riqueza en hidrocarburos, dice que esta decisión busca ponerlos bajo tutela para asfixiarlos económicamente. Es interesante lo que dice el profesor Alberto Rojas, del Observatorio de Asuntos Internacionales de la Universidad Finis Terrae, consultado por el portal chileno Publimetro, quien expresa que la gravedad del episodio radica “en la medida que ocurre en una zona clave en términos de su importancia política y energética, aunque no es un hecho aislado. Ya en 2014 Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Baréin retiraron unilateralmente sus embajadores en Doha, lo que demuestra que este es un tema que se arrastra hace tiempo”.
 
Las medidas que tomaron los vecinos de Qatar, no sólo se limitan a la ruptura de las relaciones, sino que cerraron sus espacios aéreos y  los accesos terrestres y marítimos, afectando en gran medida al tráfico aéreo en la región, que es un conector vital entre Europa, Asia y África. Igualmente ni sus ciudadanos pueden viajar a Qatar ni permitirán la entrada de cataríes a sus territorios.
 
Aunque la crisis se dispara dos semanas después de la visita de Donald Trump a Arabia Saudita, no se cree que la primera potencia del mundo deje sola a Qatar, pues es de gran importancia la base aérea que desde allí mantiene Estados Unidos y que utiliza en su lucha contra el Estado Islámico.
 
En un primer vistazo que le damos a esta situación, encontramos que la primera reacción inmediata fue el alza del petróleo en medio punto porcentual. Ahora, en el mediano y largo plazo hay muchas consecuencias posibles, pues todo esto gira en torno a que Qatar ha tenido una relación que se ha acercado mucho más hacia Irán y se ha alejado de sus socios estratégicos históricos, como son sus vecinos del Golfo. Esto se está entendiendo como una especie de castigo, al aislar a Qatar para que se distancie de Irán, acrecentando al mismo tiempo la tensión entre Arabia Saudita e Irán, lo que puede desembocar en una tensión bélica y una discordia entre los países productores de la OPEP.
 
Entonces existen dos vertientes muy importantes que son totalmente diferentes: si simplemente quedan en una disputa diplomática, esto podría llegar a romper los acuerdos de las cuotas de producción y eso traería un aumento de la oferta en el mundo, causando una baja en los precios. Si esto escala a un nivel mayor y hay algún tipo de conflicto bélico en el Medio Oriente, esto llevaría a una escasez de la producción y exportación desde la zona e impactaría en la forma de un alza en los precios y eso puede ser algo que el mercado no está poniendo en una prima en este momento después de tener el impacto inmediato. Si eso llegara a pasar, el aumento en el barril de petróleo sería algo que no quiero ni proyectar.
 
La importancia de Qatar para el mercado petrolero es inconmensurable. Es el país con mayor renta per cápita del mundo, además es el mayor exportador mundial de gas natural licuado y posee un fondo soberano con intereses ubicados en empresas tan diversas como Volskwagen, Barclays o Tiffany & Co., tal como se puede ver en este cuadro hecho por Bloomberg con algunas de las inversiones a nivel mundial de este fondo catarí.

  

 
 
 
Consultado por Bloomberg, Tarek Fadlallah, consejero delegado de Nomura Asset Management Middle East, dijo que “van a haber consecuencias para la gente, los viajeros, los negocios. Más allá de eso, pone en perspectiva los riesgos geopolíticos. Dado que es un movimiento sin mayores precedentes, es difícil anticipar qué ocurrirá”.
 
En cuanto a Venezuela el análisis es relativamente sencillo. Obviamente que una escalada de este conflicto en Medio Oriente traería consecuencias, tanto a nivel de relaciones internacionales como a nivel económico y la consecuencia directa se reflejará en el precio del barril: si el petróleo baja, la crisis se mantendrá, pero si sube, Venezuela podría recibir unas divisas que no estaban en los planes.
 

 

 

 

Esta semana he estado muy atento a las noticias relacionadas con las energías renovables y en especial sobre la energía solar, la cual siempre me ha resultado una tecnología interesantísima y en la que sin duda descansará un gran porcentaje de la generación de energía a nivel mundial en un futuro que no se ve tan lejano.
 
 
 Notas sobre energía solar por Alejandro Betancourt  
 
 
Tras chequear varios textos e informes, el comunicado emitido por Bloomberg basado en los pronósticos que la Bloomberg New Energy Finance (BNEF) es el que me ha generado mayor satisfacción por lo completo e interesante del mismo, pero sobre todo por su dato inicial: “los costos de la energía solar caerán un 66% para el 2040 y la energía eólica onshore en un 47%, con las energías renovables sobreponiéndose a la mayoría de las centrales eléctricas existentes para el 2030”.
 
El informe basa sus datos en el último pronóstico de la importante firma de periodismo financiero realizado por el New Energy Outlook 2017 (NEO), que básicamente muestra cómo se va descarbonizando el sistema de generación mundial de energía.
 
Les compartiré mis comentarios sobre algunas de las conclusiones que este informe emite:
 

1. CRECIMIENTO: 

Se prevé que para el 2040 la energía solar crecerá 14 veces su capacidad representando. Se espera entonces que para ese año la energía solar y eólica representen el 48% de la capacidad instalada y el 34% de la generación de electricidad, que hoy representa el 12% y el 5% respectivamente.
 

2. ENERGÍA BARATA: 

Los costos de la energía solar se reducirán en un 66% para 2040. En países tan grandes como Alemania, Australia, Estados Unidos y otros más pequeños como Italia o España, ya la energía fotovoltaica es tan barata como el carbón. Para el 2021 será mucho más barata que el carbón en otras grandes naciones como China, India, México, el Reino Unido y Brasil.


3. MONSTRUOS ASIÁTICOS: 

China e India se presentan con una oportunidad de 4 billones de dólares para el sector energético, y es que la región Asia-Pacífico invierte casi lo mismo que el resto del mundo en generación de energía. Del valor total, se proyecta que un tercio se destinará a la energía eólica y otro tercio para la energía solar; 18% para la energía nuclear y un 10% para la energía basada en carbón o gasolina.
 

4. BATERÍAS:

Las baterías y las nuevas fuentes de flexibilidad impulsan el alcance de las energías renovables. El informe prevé que el mercado de baterías de litio alcance una valuación de al menos 239 mil millones de dólares entre este momento y el 2040, año en el que un 57% de los hogares y negocios contarán con baterías de menor escala, mientras que en la actualidad ya vemos como el gas natural provee flexibilidad del sistema en momentos críticos. Las baterías de gran escala compiten crecientemente con el gas natural para proveer flexibilidad del sistema en momentos con demanda máxima. El informe también anticipa que las energías renovables alcancen una penetración del 74% en Alemania hasta el 2040, 38% en Estados Unidos, 55% en China y 49% en la India.
 

5. VEHÍCULOS ELÉCTRICOS:

En Europa y en Estados Unidos, los autos eléctricos (EVs) representan el 13% y 12% de la generación de energía para el 2040, respectivamente. El crecimiento en el uso de estos vehículos impulsará el costo de las baterías de litio.
 

6. HOGARES SOLARES:

Los datos son sorprendentes. Para el 2040 la energía fotovoltaica residencial representará casi el 24% de la electricidad en Australia, 20% en Brasil, 15% en Alemania, 12% en Japón y 5% en Estados Unidos e India. Esto reduce la necesidad de plantas de carbón y gas de gran escala.
 

7. SE DERRUMBA EL CARBÓN:

Caída en la demanda, bajos precios en energías renovables a gran escala y el cambio del carbón al gas, reducirá en 87% el uso del carbón en Europa para 2040. En Estados Unidos cae un 45%. Pero en China crecerá una quinta parte durante la próxima década, pero alcanzará su máximo nivel en 2026. La demanda mundial de carbón térmico disminuirá en un 15% entre 2016 y 2040.